miércoles, 11 de febrero de 2009

De corbatas y críticas


En apenas unas horas desde el viernes noche al sábado por la mañana pasé de escuchar "llevas un nudo de corbata impresentable" a ser requerido a punta de corbata por un muchacho para que le encorbatara con fines de asistencia bodorril.

Dejando de lado el debate de si fue suerte o desgracia para el chaval toparse conmigo, la cuestión es que pienso que cuesta mucho más hacer un nudo decente a alguien que hacérselo para uno mismo.


Y digo yo: Ojalá criticar fuera igual que hacer nudos de corbata y nos sintiéramos cómodos en la autocrítica y extraños e incómodos al criticar a los demás.

2 comentarios:

Franson dijo...

Precisamente en la página que referencias descubrí que yo utilizo el nudo Windsor...

Nacho Alastruey Benedé dijo...

Franson:

A ver si te encajas el Windsor y te dejas ver en el Alcoraz, que se te echa de menos.

¡Saludos!