lunes, 12 de noviembre de 2007

Sobre el Concurso de Tapas de Huesca

Si Luis aporta 11 razones para boicotear el concurso de tapas, yo voy a tratar de matizarlas para apoyarlo.

11 razones por las que boicotear apoyar el concurso de tapas:
Precio abusivo: 415 pesetas por una bebida simple y una tapa es desorbitado.
Efectivamente el precio es desorbitado para según qué tapas. Seguro que en el catálogo hay tapas que realmente valen la pena por ese precio. ¡Elijámoslas!
Horarios caprichosos: Los horarios para consumir las tapas son establecidos al libre albedrío de cada establecimiento, según el día y las circunstancias. No es posible tomar tapas del concurso a cualquier hora en cualquier establecimiento.
En ese sentido, sí que se agradecería una "estandarización". Entiendo que supone un esfuerzo logístico a los establecimientos pero no es de recibo que haya dudas a ese respecto.
Elaboración en serie: Tapas calentadas en el momento de la consumición, ¿cuántas se elaboran en el momento?
Hombre, está claro que la demanda es tal que en algunos casos es inviable preparar las tapas "en el momento" pero seguro que hay oportunidades para degustarlas. Desde luego, si nos limitamos a salir de tapas el fin de semana del concurso, estamos condenados al microondas.
Incentivos sorprendentes: Resulta sorprendente e indignante que se premie al establecimiento que permanezca abierto todos los días: luego piden participación cuando los establecimiento son incapaces de generarla durante la duración del concurso.
Siempre he sido crítico con el tema de que la hostelería cierre los domingos. Resulta bastante triste darse un garbeo por el centro cualquier domingo y apenas encontrar lugares a los que ir. Me imagino que para la gente de fuera, la imagen es muy mala. Aunque también es cierto que todo el mundo tiene derecho al descanso, deberían plantearse alguna solución.
Servicio forzado: ¿Quién no ha sentido la sensación de que le hacen un favor al servirle? Cuando debería ser todo lo contrario...
Me niego a generalizar. Hay sitios donde efectivamente sí que se tiene esa sensación, pero no podemos meter a todos en el mismo saco. Es muy sencillo, si te tratan mal en un sitio, con no volver el asunto está solucionado. Existen en Huesca lugares donde te puedes sentir muy a gusto.
Masificación: Ningún establecimiento la evita: lo importante es vender muchas y no darlas con calidad.
Este argumento me parece un poco falaz: si nos dijeran que no nos sirven, también protestaríamos. Hay que entender que en determinados momentos nos vamos a topar con ese problema, pero como decía antes, seguro que con un poco de pericia somos capaces de encontrar mejores momentos para ir.
Calidad dispar: Las tapas no tienen un mínimo, es ostensible la diferencia en calidad, cantidad y elaboración ente unos establecimientos y otros.
Eso está claro y ahí debemos ser los consumidores los que decidamos y actuemos en consecuencia. Seleccionemos lo que queremos y dejémos el mensaje claro con nuestras consumiciones.
Bebidas no unificadas: Por caña se entiende desde una pequeña copa hasta un tubo. Por vino se entiende desde un caldo sin etiqueta, a otro sin Denominación de Origen, a un reserva si eres alguien importante.
Es innegable que eso ha sucedido en otras ocasiones así que en este punto, te doy la razón. En cualquier caso, sirve lo mismo que decía para el tema del "servicio forzado". A estas alturas ya debemos ser capaces de distinguir a los que ofrecen un servicio profesional de los que no. Para quienes no lo sepan, el concurso es un buen tutorial.
Ausencia de maridaje: Igual da un vino que otro para cada tapa, el caso es llenar la copa y vaciar los stocks.
Seguro que no pasa en todos los sitios.
Información escasa: El nombre, imaginativo o barroco, y poco más. A pie de barra, nada de enumeración, cantidad o trazabilidad de los ingredientes, forma de elaboración o información calórica.
Falta de imaginación: Actividades paralelas como charlas, talleres de tapas; rutas temáticas o con ingredientes comunes, distintivos...
Estos dos últimos puntos me parece que dan para dos propuestas en positivo: el tema de la información calórica, los ingredientes (¿por qué no indicar por ejemplo aquellas tapas que puedan tomar los celíacos, etc...) son dos mejoras a las que desde luego el concurso puede y debe aspirar. Lo mismo, con respecto a las actividades paralelas, aunque ojo, no todo tiene por qué partir de la organización (me vienen a la mente la iniciativas paralelas que han aflorado del festival Periferias).

Por concluir:

Quienes me conocen, saben de sobra que soy muy crítico con la hostelería de esta ciudad y más concretamente con su régimen de precios, que convierte el tapeo en una actividad castigadora para el bolsillo (casi sale más rentable un menú que tomarte dos o tres pinchos...). El año pasado creo que apenas probé una o dos tapas del concurso pero en cualquier caso, me revienta todavía más la mala costumbre que tenemos en Huesca de protestar por todo y por eso me resisto a creer en el boicot como respuesta a una iniciativa que puede y debe ser positiva para todos. Boicot no, consumo inteligente sí.

9 comentarios:

Luis dijo...

Matices muchos pero en un porcentaje alto estás de acuerdo conmigo. Claro que existen excepciones, pero por desgracia para encontrar 1 establecimiento bueno tienes que pasar por varias malas experiencias... Cuando tendría que ser todo lo contrario.

Otros años yo me he recorrido un buen número de establecimientos, he apoyado el concurso, he valorado las tapas y bebidas... Pero ya vale de hacer el pardillo.

La bodegueta no participa en el concurso.

Por último, diferencia entre protestar y argumentar en contra. De acuerdo contigo si hubiese dicho que el concurso de tapas es tal o cuál, pero son 11 razones argumentadas, además con ideas para futuras ediciones.

Espero nos comentes tu consumo inteligente, del que no dudo. Y también tus malas experiencias, que también las tendrás.

Luis dijo...

Seguro que has estado de tapas en sitios mucho más concurridos y con más gente que los establecimientos de Huesca durante el concurso. ¿Me puedes decir si son recién hechas las tapas del Laurel en Logroño? ¿O las de San Sebastián? ¿O las de Granada?

Nacho Alastruey Benedé dijo...

Luis:

No pretendía polemizar contigo. Al contrario, como dices, estoy en algunas cosas de acuerdo y creo que haces propuestas muy positivas pero que quedan enmascaradas por eso del "boicot". Me ha sorprendido porque - dices bien- tú siempre has hecho un buen seguimiento al concurso.

Ya sé que la bodegueta no participa, pero como hablaba de la hostelería en general, lo he enlazado como muestra de un sitio al que da gusto ir, que también los hay.

Insisto en que no pretendía polemizar contigo ni lo del consumo inteligente lo decía con el tono que pareces dar a entender con el último párrafo de tu comentario. Ya he dicho que precisamente no soy la persona más indicada para hablar de estas cosas porque no suelo prodigarme demasiado por los bares.

En cualquier caso, antes que contar las malas experiencias (que alguna vez ya lo he hecho) creo que dedicaré mi tiempo a otras cosas.

Con respecto al segundo comentario, no es la misma afluencia la que tienen los bares de Huesca durante el concurso que la que hay cualquier fin de semana normal. Los sitios que mencionas tienen un público fiel "en régimen estacionario".

Para nada pretendía menospreciar tus argumentos. Disculpa si así te lo ha parecido.

Saludos

Luis dijo...

¡Todo lo contrario Nacho!, perdona si el tono de la respuesta te ha parecido así: es el problema de la escritura ;-)

Nacho Alastruey Benedé dijo...

Luis:

:)

Tienes toda la razón. Con una buena tapa y su consiguiente vino (o caña) nos hubiéramos puesto de acuerdo mucho antes.

Un abrazo.

Caelio dijo...

(Off-topic).

Nacho, necesito ponerme en contacto vía mail.

muma dijo...

Vamos, que es mejor elegir otro fin de semana para visitar Huesca... ¡anotado!

Nacho Alastruey Benedé dijo...

Caelio:

Te he enviado un correo a tu cuenta. No obstante, el correo está en la cabecera de la página (en una imagen para evitar el spam, jeje).

Saludos.

_______

Muma:

En tu caso, cualquier fin de semana es bueno para que vengas :)

Un abrazo.

muma dijo...

¡¡muchas gracias!! por la invitación. Las tapas de Huesca no estaban mal, según recuerdo, pero sin duda me quedo con la trenza de Almudévar, mmm... y creo que mis abuelos y demás familia están de acuerdo, que traje un cargamento!!
Un abrazo.