miércoles, 12 de julio de 2006

Alcoholemia

Con permiso de los lectores que nos visitan desde donde no se ve ni la punteta del tozal de Guara, hoy me veo en la necesidad de echar la mirada hacia Huesca y comentar una noticia de esas que si bien pueden ocurrir en muchos lugares, sólo nuestra prensa local se atreve a publicar.

Cito textualmente:
Javier A. A., de 27 años de edad ha sido denunciado por la Policía Local de Huesca cuando conducía su bicicleta de forma anómala llegando incluso a caerse en la calzada, con un índice de 1,16 mlg. de alcohol por litro de aire espirado, quedando la bicicleta depositada en dependencias policiales.
Que conste que la actuación de la Policía me parece correcta, pero me surgen varias preguntas que la excesivamente lacónica redacción de la noticia no me aclara:
  • ¿Ha perdido algún punto el citado Javier o, por contra, ganó alguno si es que necesitó sutura por alguna herida producida en la caída?
  • ¿Llamaron a la grúa para trasladar la bici, la metieron tal cual en el coche patrulla o algún atlético agente fue quien pedaleó hasta las dependencias policiales?
  • En relación a lo anterior, ¿cuánto habrá tenido que abonar el ciclista para recuperar su "máquina"? En los dos últimos supuestos de la pregunta anterior, sería inmoral cobrar la grúa.
  • Si el próximo en circular de manera anómala y caerse es un viandante, ¿se le trasladarán los mocasines o las sandalias al depósito municipal?
Como diría Guillermo, ¡Huesca es!

Reconstrucción virtual de la escena final

4 comentarios:

magnólico dijo...

Me gusta mucho la frase ¡Huesca es!.
Pobre Javi!

Nacho Alastruey Benedé dijo...

¡Pobre F.J.G.S.!

Susana Aparicio dijo...

je... riete, riete, pero aqui en Amsterdam tenemos redadas cada dos por tres. Sobre todo en invierno como anochece pronto se colocan en las calles más transitadas (policías en bici y motorizados) y van parando a todo el mundo para controlar como llevan las luces... y si no llevas o te quieres dar media vuelta cuando los ves se te hechan encima y adios bici!

Un saludo!

Nacho Alastruey Benedé dijo...

Susana!

Hombre, pues no me parece mal del todo. Bien sabes que defiendo las bicis y las defenderé pero también hay que tratar de convertirlas en un peligro por la carretera.

Un saludo desde Huesca!