sábado, 3 de junio de 2006

En el más estricto sentido de la palabra

Hace unos días me perdí, con bastante rabia por cierto, la conferencia sobre blogs que dio Javier Torres en Huesca. Como al menos pude escucharle un rato en Radio Huesca, pensé en dedicarle unas líneas desde este humilde púlpito, pero mi sequía actualizadora pudo más que las ganas.

Menos mal que hoy, aprovechando un paseo de fin de semana por su blog tengo la oportunidad de citar a Javier Torres con la excusa de un notable descubrimiento: un teléfono móvil en el más estricto sentido de la palabra.

Teléfono: Sistema de comunicación que transmite la voz y el sonido a larga distancia por medios eléctricos o electromagnéticos)

Móvil: Que es de pequeño tamaño y portátil, sin hilos ni cables externos, para poder hablar desde cualquier lugar, siempre que sea dentro del área de cobertura del servicio que lo facilita.

Ya era hora de que alguien se diera cuenta.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Nacho:

La charla al fin fue una excusa... lo mejor sin duda fue hacer nuevos amigos.

Espero poder verte, allí en Osca, o aquí en Zgz.

Saludos, J. ;)

Nacho Alastruey Benedé dijo...

Javier:

Seguro que sí. El mundo, y más concretamente Aragón, es un pañuelo.

¡Un abrazo!

Nacho Alastruey Benedé dijo...

Javier:

Seguro que sí. El mundo, y más concretamente Aragón, es un pañuelo.

¡Un abrazo!

Ordelina dijo...

Una vez leí, en el libro "Escafurcios y palabros" que como la RAE define móvil como: Que puede moverse o se mueve por sí mismo; no deberíamos usarlo para los telefonos excepto que tengan ruedas y que deberíamos llamarlos celulares o telefonos portatiles. Aunque actualmente podiamos llamarlos robots pelatodo.

Nacho Alastruey Benedé dijo...

Ordelina:

Gracias por la matización. A mí me gusta más lo de celulares.

En cualquier caso, si nos ponemos puntillosos, hay muchas palabras que habría que revisar.

Saludos!