jueves, 28 de septiembre de 2006

Basado en hechos reales


En un pueblo de Asturias, a eso de la 1'30 de la madrugada:

Una puerta blindada que se atranca. Unas guías de teléfonos. Páginas blancas, páginas amarillas. Varios números de cerrajeros. Diversas llamadas.

El uno, "24 horas" tiene su móvil apagado o fuera de cobertura
El otro no está d¡spuesto a desplazarse puesto que el pueblo está a 20 Kms.
Hay quien se limita a darnos largas.
E incluso quien directamente ni siquiera contesta.

Ya casi perdida la esperanza un cerrajero contesta y, tras explicarle lo sucedido, me espeta:

- "Mire, yo le voy a explicar lo que tiene que hacer para arreglar la puerta. Simplemente necesita un destornillador y hacer exactamente lo que yo le voy a decir"

Estupefacción. Continúo escuchando y efectivamente me detalla paso por paso lo que tenemos que hacer. No sé qué decir y, antes de que atine a abrir boca, él añade:

- "Mire, es que si voy, sólo por el hecho de ir ya tengo que cobrarles 150 € por el desplazamiento. Si lo pueden hacer ustédes, creo que es mejor.

En mi desconcierto le indiqué que probaríamos tal como nos había dicho pero que, por favor, acudiera si por lo que fuera (por no decir directamente "por mi torpeza") no fuéramos capaces de desencasquillar la cerradura. Aceptó.

Seguimos las instrucciones y logramos desatrancar la puerta. Obviamente, le volvimos a telefonear para darle las gracias y él, entre risas, sustituyó el tradicional "dígame" por un:

- "Me debéis 150 €"

Alguno dirá que no tendría muchas ganas de salir de casa, que estaría en la cama, etc., etc. Me importa un comino. Igual que no dijo eso, pudo no haber contestado o habernos dicho simplemente que llamásemos a otro. Yo sólo sé que gente así confirma mi convicción de que el mundo está lleno de gente que vale la pena. Lo único que hemos de hacer es el esfuerzo de encontrarla aunque a veces, queda claro, no nos hace falta ni eso.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que eres una buena persona; lo digo completamente en serio. Así que si me he pasado -soy muy vehemente en ocasiones- te ruego me disculpes.
Me ha gustado la historia.

Pedro

muma dijo...

... y mi pregunta es... ¿si hubieseis llamado al 11811, o similar, os hubiera solucionado la vida tan bien, y tan barato??

muma dijo...

ahh... yo también creo que eres buena persona!! ;)

Amaya dijo...

Ja ja y yo aunque te tome el pelo tambien lo pienso...

Nacho Alastruey Benedé dijo...

Pedro:

Por mi parte, ningún problema.

Saludos
__________

Muma:

Huy, pues no sé si ese número nos llegó vía alguno de esos números tan "baratos", grrr.

¡Menos cachondeo!

¡Un abrazo!
___________

Amaya:

Lo dicho: ¡menos cachondeo!

Anónimo dijo...

yo creo que en este país hay mucho perro (no buena gente, que también, alguno quedará). Y que cuando trabajan estos canes, lo hacen a un precio desorbitado.
Con la información que te dio, puedes desbalijar más de una casa, esperemos que sea cierto que tú eres buena gente...

Nacho Alastruey Benedé dijo...

Usuario anónimo:

Con lo que me explicó no puedo casi ni abrir la nevera: se trataba simplemente de desatrancar una puerta que estaba en un estado peculiar.

No creo que haya mucho perro: ¿no será que hay muy poca gente que sepa oficios? (fontaneros, cerrajeros, etc..)

¡Saludos!

iñigo dijo...

Coño Nacho, se generoso y explicanos al resto de los mortales como se abre una puerta blindada con un destornillador.
EStoy convencido que mantendré mi medio de dejarme las llaves un par de veces al año dentro de casa....¡¡¡¡¡ y no tener nadie que me deje otras llaves.
SAludos....
P.D. Muy buena la controversia entre tu y Pedro. ... Seguramente en las dos posturas habrá mucho de razón... y de sentido común .
Saludos y enhorabuena por tu aniversario.

Nacho Alastruey Benedé dijo...

Iñigo:

Una buena media la tuya, jeje.

Cómo se nota que no me has visto con un destornillador en las manos. ¡Con lo torpecico que soy, poco podría enseñarte!

Gracias por las felicitaciones.

¡Aupa!