sábado, 31 de marzo de 2007

La silueta de Guara


Una de mis debilidades (y de muchos oscenses) es la estampa de la Sierra de Guara desde Huesca. Estos días que está nevada la punta del Tozal de Guara todavía da más gusto despejar la mirada hacia esa silueta que, en una ocasión me dijeron, es como la de un difunto tumbado boca arriba.

¿Lo véis?

Ps.: Seguro que vosotros conocéis alguna silueta más así que no dudéis en hacérmela llegar.

7 comentarios:

Xisela dijo...

Arg, sí que parece un muerto!! Más exactamente parece una de esas estuatuas de gente importante muerta que hay en las catedrales (tiene un nombre, pero no me acuerdo)

Anónimo dijo...

Sí! Es un regalo fabuloso y emocionante llegar a huesqueta y ver Guara nevada!

^^

Rj.

Nacho Alastruey Benedé dijo...

Xisela:

No hace falta ningún detalle más. Con tu descripción es suficiente.

¡¡Un abrazo!!

_______________

RJ:

Pues hoy todavía es más espectacular la estampa. Tendrías que ver cómo está el Pico del Águila. ¡¡Menuda nevada!!

Saludos

Lumotar dijo...

Qué susto cuando eres pequeña y te dicen "¡¡mira a LA mujer muerta!!" "¿quieeeen? ¿dondeeeee? casi que prefiero no mirar...":

http://www.blogs.ya.com/unsegovianoenmadrid/200512.htm#21
(gracias al autor del blog)

¡Y a estas alturas me entero de que tiene leyenda y todo!

Lumotar dijo...

uuups, ha salido cortado el link:
...madrid/200512.htm#21

Nacho Alastruey Benedé dijo...

Lumotar:

Eso que dices de la mujer muerta me recuerda que creo que hay otra silueta en las proximidades de Huesca con esa silueta. Lo que pasa es que no la tengo localizada. A ver si alguien lo sabe y nos lo cuenta.

Gracias por el comentario :)

Ender Muab'Dib dijo...

Pues sí que es bonita la silueta de la sierra, y mucho más cuando está nevada. ¡Vaya usted a comparar!

Respecto a la leyenda a mí en vez de un muerto siempre me dijeron que era una mujer dormida, igual por suavizar :P. Lo que está claro, creo, es que es una mujer, pues el Tozal de Guara serían sus pechos.

Geniales las leyendas del Pirineo sobre montañas (y todas en general). Recuerdo una de nuestro querido Rafael Andolz según la cual el Aneto era un gigante que se aproximaba a su querida (otra montaña que no recuerdo), pero estaba tan lejos que un día paró a descansar y ahí se quedó donde todos lo conocemos. Lástima que no recuerde más.

Saludos!