miércoles, 22 de noviembre de 2006

Inaudito


Hoy iba caminando hacia la rotonda de la Biblioteca y justo a mi paso, el semáforo de peatones se ha puesto verde. Además no me ha salido ningún coche mientras cruzaba.

Ante semejante cúmulo de fortuna, he estado a punto de volverme atrás y comprarme un "rasca" pero el semáforo se me ha puesto rojo.

2 comentarios:

Anay dijo...

¿Por qué cada vez que llego a ese semáforo hay gente esperando a que se ponga verde y a nadie se le ha ocurrido pulsar el botón?

Nacho Alastruey Benedé dijo...

Anay:

Es que la ubicación de los pulsadores es otra de las peculiaridades de esos diabólicos semáforos.

Cuando vienes de Avenida Pirineos hacia la Calle del Parque, el pulsador cae muy a desmano, lo cual unido a su inoperancia, hace que muchos desista(n/amos) de tocarlo.

¡Saludos!